El Tercer Sector, ante los desafíos sociales que enfrenta Córdoba: Salud

Las ONG desempeñan una labor fundamental en la resolución de problemáticas sociales y, en el caso de los desafíos vinculados a los problemas de salud, soportan una parte muy importante de la atención a las personas afectadas con el objetivo de mejorar su calidad de vida.

Estas organizaciones sociales reclaman un mayor conocimiento y reconocimiento social de las entidades del Tercer Sector para atender y dar soluciones a los problemas sociales derivados de enfermedades, trastornos de conducta, adicciones o enfermedades mentales.

Para la directora de Asaenec, Susana Luque, es necesario “sensibilizar y concienciar socialmente a la población sobre otras realidades desconocidas”, para que sean conscientes de que “sin la acción de organizaciones del Tercer Sector, estos problemas sociales estarían desatendidos o atendidos insuficientemente por la Administración”.

Luque reclama la implicación de las instituciones, que deben “promover la coordinación real y efectiva de todas las instituciones implicadas”, de forma que sea posible “generar y construir una red suficiente de dispositivos y recursos sociales que cubran las necesidades y carencias existentes”.

Además, resulta fundamental “la comprensión y empatía de la sociedad” hacia las personas en dificultades, superando estigmas y discriminaciones injustas”, añade la representante de Asaenec.

Precisamente las personas aquejadas de alguna enfermedad mental sufren especialmente actitudes y creencias negativas por parte de la población. Carolina Castellano, de la Fundación Hogar Renacer, hace hincapié en que “alrededor del del 80% de los usuarios que padecen una adicción, con o sin sustancia, tienen asociada una patología mental”. “Esta realidad afecta gravemente a la calidad de vida del paciente y de sus familias” y dificulta su tratamiento e integración social.

«El cambio en los modelos familiares tradicionales provoca que la necesidad de recursos externos, que son muy limitados, sea aún mayor» (Aparcor)

Desde Aparcor, Antonio Aguilar apunta que, frente al “progresivo aumento de problemas de salud, trastornos de conducta, adicciones y enfermedades mentales, el cambio en los modelos familiares tradicionales provoca que la necesidad de recursos externos, que son muy limitados, sea aún mayor”.

Recursos que deben ser “de calidad, con medidas de evaluación de los resultados de los tratamientos recibidos e investigación en áreas donde no existen tratamientos efectivos o éstos son insuficientes”.

Susana Luque, de Asaenec, añade la necesidad que tienen las personas aquejadas por enfermedades mentales de “tener espacios de participación, apoyo mutuo y reivindicación” para poder mejorar sus condiciones de vida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *