Se pone en marcha un diagnóstico socio-económico en el barrio Las Palmeras para una mejor aplicación del Plan Integral de este barrio

La Fundación Cajasur, la Universidad Loyola Andalucía y la Asociación de Vecinos Unión y Esperanza de Palmeras (Avuyep) han firmado un convenio para la realización de un diagnóstico socio-económico del barrio de Las Palmeras (Córdoba), con el objetivo de centrar la estrategia y facilitar la implementación del Plan Integral Palmeras. El diagnóstico se realizará en colaboración con la Mesa Técnica de Palmeras, constituida por el Ayuntamiento de Córdoba y en la que están implicados numerosos actores de la ciudad.

El barrio de Las Palmeras, uno de los más empobrecidos en Córdoba y en el que muchos de sus más de 2.500 vecinos y vecinas encuentran dificultades en el acceso al empleo y a la calidad de vida digna, lleva unos años participando en un proceso de empoderamiento y para adueñarse de su propio desarrollo que ha dado como resultado un Plan Integral para Palmeras, el cual ha recibido el apoyo, entre otras instituciones, del Ayuntamiento de Córdoba.

Ahora, Cajasur y Loyola, con el apoyo de Avuyep y la Asociación para la Defensa Social de Adolescentes y Menores (Adsam), asociaciones que llevan años trabajando por el desarrollo del barrio, implementarán el diagnóstico de situación del barrio, centrándose en caracterizar a la población desde una perspectiva socio-económica, lo que permitirá formular recomendaciones y propuestas a las instituciones y organismos tomadores de decisiones y establecer indicadores para el monitoreo de las condiciones de empleabilidad de la población del barrio.

El la misma línea que el Plan Integral de Palmeras, se trata de un diagnóstico participativo, en el que los y las vecinas del barrio van a participar en la realización de encuestas, con el apoyo formativo de la Universidad Loyola Andalucía.

El Instituto de Desarrollo de la Universidad Loyola cuenta con una larga experiencia en temas de desarrollo y apoyo a zonas desfavorecidas. La Fundación Cajasur, por su parte, aportará apoyo financiero e institucional para conseguir una mayor aplicabilidad e impacto.

“Nuestros chavales alzan su voz a modo de rap”, Ana Franco, Directora de Fundación Acuarela de barrios

Fundación Acuarela de barrios nace el 11 de abril del 2013 con el propósito de promover un desarrollo integral en menores y jóvenes que viven una situación de desventaja social.  Para conseguir tal objetivo, desarrollamos actividades dentro del  ámbito socioeducativo.

Uno de los proyectos más novedosos y atractivos que desarrollamos para lograr la inclusión de los chavales en las aulas y calles de nuestro pueblo es la Escuela de Rap. Este género musical que tanto les apasiona a los jóvenes de hoy en día se ha convertido en una herramienta de integración muy potente. Hemos comenzado a impartir talleres de rap en los centros docentes en horario extraescolar, trabajamos el rap urbano una vez por semana, en la calle, logrando la participación activa de personas que se unen a batallas de gallos improvisadas, composiciones de letras grupales, y competiciones de flow improvisado.

Los chavales de Fundación Acuarela de barrios se encuentran con la oportunidad de desarrollar su talento creativo y musical, en igualdad de posibilidades que el resto de sus iguales, erigiéndose en algunos casos como líderes de las actividades que desarrollamos fuera de nuestras instalaciones.  Podemos afirmar que nuestros chavales alzan su voz a modo rap, y de esta manera dan a conocer el enorme potencial que atesoran, así como los sueños por los que luchamos todas las personas que formamos parte de esta gran familia llamada Acuarela de barrios.

La Asociación síndrome de Down de Córdoba trabaja por la justicia social y derechos igualitarios

El síndrome de Down es una alteración genética consistente en la existencia de un cromosoma más (trisomía) en el par 21. Esta alteración aparece en uno de cada mil niños nacidos y se caracteriza principalmente, además del aspecto general que todos reconocemos, en una discapacidad intelectual con mayor o menor intensidad. 

“Down Córdoba ha luchado por hacer visible a la población con síndrome de DOWN y por su inclusión en nuestra sociedad”

En el año 1988, la contingencia de nacimientos de niños y niñas con síndrome de Down en Córdoba durante los años previos, trajo consigo la creación de la Asociación síndrome de Down de Córdoba (DOWN CÓRDOBA) con el fin de dar respuesta a las necesidades que plantean estas personas y sus familias.

En estos treinta años de recorrido, Down Córdoba ha luchado por hacer visible a la población con síndrome de DOWN y por su inclusión en nuestra sociedad (escuela, trabajo, ocio y tiempo libre…) siempre bajo las premisas del modelo social de discapacidad.

 “Hoy por hoy, el porcentaje de niños y niñas escolarizadas en Educación Obligatoria ordinaria, supera el 80% “.

Como resultado de este esfuerzo, hoy por hoy, el porcentaje de niños y niñas escolarizadas en Educación Obligatoria ordinaria, supera el 80% y 12 personas están incluidas en empleo ordinario en diversas empresas de Córdoba, de un total de 60 personas en edad laboral atendidas por la entidad.

Por otra parte cada vez son más las acciones y actividades de la vida diaria en las que personas con síndrome de Down se incluyen dando ejemplo de normalidad y visibilidad del colectivo ante la sociedad cordobesa.

Yosíquesé: Artesanías hechas por gente con disCAPACIDAD

Yosíquesé es un proyecto de innovación social puesto en marcha por Fundación PRODE con el objetivo de crear puestos de trabajo para personas con discapacidad intelectual, enfermedad mental y otras discapacidades.

La actividad consiste en la producción de artículos de papelería, textil y productos de regalo, tales como bolígrafos, tazas, botes metálicos, libretas, bolsas de tela, camisetas o estuches, así como jabones y velas hechos a mano de manera artesanal. Se trata de productos muy bonitos diferenciados por el diseño, que llevan implementados creatividades que dibujan las personas con discapacidad intelectual que forman parte del proyecto. 

¿Dónde y cómo surge esta iniciativa?

La idea tiene su origen en un viaje a Suecia en el cual descubrimos una iniciativa artística muy bonita en la que mujeres inmigrantes africanas trabajaban codo con codo junto a diseñadores de Estocolmo para vender productos de diseño. Y con ese punto de partida, poco a poco, la idea fue cogiendo forma hasta desembocar en Yosíquesé como proyecto generador de oportunidades laborales para personas con discapacidad.

 

¿Cuántas personas están detrás de este proyecto?

A día de hoy trabajan o tienen una ocupación en Yosíquesé más de 150 personas con discapacidad intelectual, enfermedad mental y otras discapacidades. Este grupo tan amplio de personas están distribuidas en diferentes centros de trabajo que dan forma al equipo creativo, producción y diseño, y taller de impresión y sublimación.

 

Y “Yosi” es… 

Yosi es un león divertidísimo diseñado por Yosíquesé para darle vida a la mascota del equipo de baloncesto de Córdoba Yosíquesé Basket. Es un trabajo creativo del que estamos muy orgullosos por la repercusión que ha tenido en el público de los más pequeños, que se lo pasan bomba con él allá donde va. Desde Yosíquesé se hacen trabajos de diseño de todo tipo con la impronta única de los protagonistas que disfrutan de este proyecto.

 

Resultados y sostenibilidad del proyecto…

El único objetivo de Yosíquesé es que el mayor número posible de personas con discapacidad intelectual y otras discapacidades tengan una oportunidad laboral. El hecho de que haya tantísima gente viviendo el proyecto con tanta ilusión hace que sea todo un éxito en términos de rentabilidad social. La  sostenibilidad económica del proyecto permite que el resultado social sea el que teníamos previsto. Y actualmente lo que queremos es seguir ampliando las miras de la actividad para más personas.

Cuantas más personas compren los artículos de Yosíquesé, más personas con algún tipo de discapacidad tendrán una oportunidad laboral. Actualmente se pueden adquirir los productos de Yosíquesé en yosiquese.com, en la tienda física de Pozoblanco, y en muchas tiendas de papelería y regalo ubicadas en Córdoba capital y algunos pueblos de la provincia.

Un abrazo grande para todos y todas.

Proyecto de agro-escuela de Acopinb

La Asociación Cordobesa para la Integración de Niños Border-Line (A.CO.P.I.N.B) fue creada en 1994 por un grupo de familiares de personas con discapacidad mental moderada o retraso madurativo con el objetivo de facilitarles un proyecto de vida y promover su inclusión en la sociedad.

Desde 2014 esta asociación promueve el proyecto de agro-escuela ecológica en la finca “El Aguilarejo” (situada en el kilómetro 8 de la carretera de Palma del Rio). Este proyecto no solamente proporciona una ocupación diaria para las personas usuarias de la entidad, sino que además es para ellos y ellas una oportunidad de disfrutar de un espacio al aire libre y la producción ecológica supone una alternativa sostenible al desarrollo de la ciudad de Córdoba.

Charo, técnica de la asociación, y Pepa, madre de Jesús, uno de los usuarios (ambos en la foto a la izda.), nos acompañan a dar una paseo por sus instalaciones y nos cuentan los detalles del proyecto y su experiencia. 

Las familias en Córdoba tenemos varias opciones para niños y niñas con alguna discapacidad pero ¿dónde te metes cuando tienes 21 años?, el proyecto de la agro-escuela es una buena y sana opción, permite que desarrollen una actividad y estamos al aire libre”, Pepa nos habla satisfecha de este proyecto, el cual se alimenta principalmente del impulso de las familias y el esfuerzo de las personas voluntarias y técnicas de la asociación, aunque se lamenta de la falta de mayores recursos y continuidad para personal especializado.  

Hoy, como cualquier otro día, el autobús de Acopinb ha pasado a recoger bien temprano a las veintiuna de las cuarenta y seis personas usuarias de la asociación que participan en la agro-escuela.  Los chicos y chicas trabajarán en la recolecta de verduras en el huerto, las pesarán y prepararán las cestas que han sido encargadas. Además, entre otras actividades, los chicos y chicas se encargan de decorar las bolsas donde irán estas cestas en el aula de manualidades.

Empezamos por el espárrago, el producto estrella de Acopinb. Hoy, tenemos un gran invernadero con productos de cada temporada, aromáticas, barreras naturales y unos 1.000 árboles, entre frutales y olivos, nos cuenta Charo Carmona. El objetivo es seguir creciendo, conseguir la autofinanciación y la mejor calidad de vida para nuestras personas usuarias

Todos los productos  cuentan con certificado ecológico (CAAE).

Los chicos y chicas también elaboran plantones y actualmente se está haciendo un banco de semillas propio. La comercialización de estos plantones y semillas ecológicas, así como la posibilidad de ampliar las instalaciones para hacer un centro de noche, son algunos de los proyectos que a la entidad le gustaría desarrollar en el futuro.

 

Puntos de reparto:

La asociación reparte las cestas cada jueves por la mañana en Córdoba, donde tiene establecidos puntos de reparto en el patio de la Real Colegiata de San Hipólito (en Bulevar de Gran Capitán) y frente a la Subdelegación del Gobierno.

Las cestas son reservadas previo encargo, pero también se venden a personas que pasan por allí si hay excedente.

 

¿Cómo encargar tu cesta?

Si quieres unirte al grupo de reparto, contribuir con ello a la mejora de la calidad de vida de estas personas y apoyar un proyecto de agroecología en Córdoba, ponte en contacto con Pepa: 649318285 / ecoacopinb@hotmail.com.

Donativo: 5 euros.

La creación de una tienda de ropa sostenible como respuesta innovadora a nuevos desafíos: el Proyecto Libertiendas.

Libertiendas es una iniciativa comercial y solidaria que fue inaugurada en Córdoba en enero de 2014. Gracias a la colaboración de distintos agentes clave, entre ellos las más de 80 personas voluntarias con las que cuenta Prolibertas, hoy se ha consolidado el proyecto que nació hace 3 años en nuestra ciudad. Eduardo García, Director del Comedor Social de los Trinitarios en nuestra ciudad, nos cuenta en base a qué desafío surge este proyecto, qué impacto positivo tiene en la ciudadanía de Córdoba y cómo prevé seguir creciendo en los próximos años.

“El proyecto Libertiendas surge a raíz de una conjunción de circunstancias en la Fundación Prolibertas en Córdoba: de un lado, la realidad de nuestro ropero social en el cual se generaba una gran cantidad de ropa que no era útil para las personas usuarias del comedor ni para las familias, lo que suponía un excedente de ropa que se desechaba y que no aportaba ningún valor para la entidad; de otro lado, teníamos la posibilidad de usar un local propiedad de la Orden Trinitaria, en el centro de Córdoba, que estaba dispuesta a cedernos. A esto se unen los objetivos marcados por el Plan Estratégico de la entidad 2010-2014 que establecía entre otros, buscar nuevas formas de financiación, comenzar con un modelo de autofinanciación y sobre todo potenciar la inclusión social de nuestros beneficiarios desde nuevas líneas de intervención. 

Con esta realidad y con la importante colaboración de varias personas voluntarias, se elaboró un proyecto de plan de empresa para estudiar la posibilidad de crear una tienda para la venta de este excedente de ropa, que permitiera generar recursos para la financiación de nuestros programas sociales. Esta iniciativa se presentó a Fundación Cajasur, de quienes recibimos muy buenas aportaciones para enfocar mejor el proyecto, de forma que no fuese un proyecto puramente economicista, sino que aportase un mayor valor social enfocándolo hacia el reciclaje de ropa y  la generación de formación y empleo para personas en riesgo de exclusión social. Con la cesión del local por parte de la Orden Trinitaria y gracias al apoyo económico de la Fundación Cajasur, hicimos obras de reforma y adaptación, contratamos a una persona a jornada completa en la tienda y pusimos en marcha el proyecto.

En estos primeros años, podemos decir que hemos conseguido consolidar la tienda como negocio, estamos consiguiendo contribuir a la autofinanciación de nuestros programas sociales y se mantiene un puesto de trabajo a jornada completa. Actualmente nos quedan dos objetivos por terminar de desarrollar: 1.- La incorporación laboral de personas en exclusión social y 2.- La formación mediante talleres ocupacionales. Nuestra idea es que Libertiendas crezca y que tenga cabida en el proyecto tanto personal de estructura como personal con perfil de exclusión social. En esta línea, el año pasado comenzamos, con la ayuda de Fundación Cajasur, un estudio de viabilidad para replicar Libertiendas, en el que analizamos la posibilidad de crear una empresa de inserción para mujeres en riesgo de exclusión social. Hasta ahora, la labor de recogida y clasificación de la ropa la hace el personal voluntario del Comedor, el personal voluntario de la tienda y la persona que está contratada.

La ropa llega a través de donaciones de particulares y empresas, se almacena y posteriormente nuestro voluntariado hace el proceso de clasificación: la mayor parte de esta ropa va a “ventanilla” para ser repartida a las personas sin hogar que demandan el servicio de ducha, así mismo, otra gran parte se destina a los pedidos que hacen familias  derivadas por Servicios Sociales o por otras entidades. La ropa completamente nueva, con etiquetas y que encaja con el perfil de compradores de la tienda, va a nuestras Libertiendas. El resto, la ropa que no puede ser repartida, se vende al peso a empresas de reciclaje. Las ganancias de las ventas de ropa van destinadas a la financiación de nuestros programas sociales.  Por tanto, toda la ropa que es donada a Prolibertas tiene un beneficio social. En el año 2016: se atendieron 137 servicios a familias lo que se traduce en unos 600 beneficiarios directos; se entregaron 59 “canastillas” para neonatos y se ofrecieron  4.375 servicios de ropero social a personas sin hogar o en riesgo de exclusión”.

Prolibertas recibe a diario en su comedor a unas 70 personas y ofrece ducha y ropa limpia “en ventanilla” todos los lunes, miércoles y viernes.

“Otro de los beneficios que nos ha aportado Libertiendas es que nos ha introducido en el ámbito de la economía social. Los dos últimos años, por ejemplo, hemos participado en la Feria de Economía Social y Solidaria que tiene lugar en el entorno de la Calahorra y junto al Ecomercado y que es organizada por IDEAS y la Red de Economía Solidaria (REAS).

También, Libertiendas nos ha metido de lleno en el mundo de la innovación social. Este proyecto nos permitió ser incluidos en el estudio “La innovación en las entidades de acción social de la provincia de Córdoba” realizado por la Universidad Loyola Andalucía, y que nos dio la entrada al Córdoba Social Lab y subirnos a un tren que no queríamos perder, el de la innovación social. La formación en CSL nos ha posibilitado ampliar perspectivas y contaminarnos de las ideas de la innovación y cómo trabajar estos temas e introducirlos en la entidad, tanto a nivel de Córdoba como en el resto de Delegaciones. Hoy día tenemos Libertiendas en Córdoba y en Madrid y contamos con una Escuela de  Capacitación y Emprendimiento Hostelero en Algeciras, donde se forma a chicos y chicas procedentes de colectivos en riesgo de exclusión social en hostelería y emprendimiento”.  

Prolibertas apuesta por continuar trabajando para dar, no solamente acogida, asistencia y atención social de calidad, sino para contribuir al empoderamiento, la autonomía y la plena participación social de todas que las personas que son beneficiarias de nuestros recursos.

“Empresa Social-Cambio Social”, por Jon Mancisidor

Empresa social. Economía social. Términos aparentemente contradictorios que van ocupando, juntos, su espacio en las políticas públicas europeas, Canadá, Latino América, Corea….Una de las lecciones aprendidas de la última crisis es que la economía social está resistiendo mejor su impacto, en términos de supervivencia , en términos de empleo.

¿Cómo se explica esto en una situación de máxima fragilidad en muchas empresas y sectores de la economía, con unos efectos tan negativos en las personas?

La empresa social lleva incorporada a su misión la atención y cobertura de necesidades sociales concretas. Los casos de Acopinb, Libertiendas de Prolibertas y Yosiquesé de Prode son casos paradigmáticos: personas con diversidades funcionales o en riesgo de exclusión. De alguna de ellas tuve la suerte de vivir sus primeros pasos en el Córdoba Social Lab. Hay otras que seguirán llegando: familias monoparentales, mujeres víctimas de violencia de género, enfermedad mental, paro de larga duración etc. etc. No pueden dejar de hacerlo, no pueden desfallecer , no pueden rendirse, han asumido voluntariamente ese compromiso con sus colectivos y no van a fallar.

Para ello se dotan de las herramientas de gestión propias de las empresas: planes estratégicos, cuadros de mandos, relaciones laborales, planes de tesorería, recurso a medios de financiación, orientación a  resultados. El resultado es importante. No hay actividad económica que se sostenga en el tiempo sin resultados económicos positivos recurrentes. No cumplirían su misión si no ganasen dinero, si los ingresos no fuesen superiores a los gastos.

Lo diferencial, lo peculiar de estas empresas sociales es que el beneficio no se distribuye entre ningún accionista, se destina a reforzar los recursos propios y poder seguir  así atendiendo a las necesidades de inversión o de tesorería, a mantener su independencia económica que les sitúe en condiciones de menor vulnerabilidad financiera. No hay ánimo de lucro, lo que supone sistemas de gobernanza diferentes, más democráticos, más participativos, donde las personas implicadas tienen voz y voto en la definición de las estrategias empresariales que conducen mejor al cumplimiento de la misión. Nadie se apropia de la plusvalía de los demás y se dotan de sistemas retributivos  igualitarios acordados en los que no existen excesivas diferencias salariales, no hay bonus y sí un grado de flexibilidad que permite sortear los momentos de debilidad de mercado.

La empresa social no necesita de la caridad pública ni privada , necesita de mercado donde poder desarrollar su actividad con eficiencia y generar impacto económico y, sobre todo, social. Necesita visibilización, herramientas financieras adecuadas a su formato legal. Necesita un sistema de compra pública que comparta sus objetivos de atención a los colectivos más vulnerables de nuestra sociedad. Necesita agruparse con iguales, crear redes, compartir experiencias, formación y espacios de encuentro, reflexión y , por qué no decirlo, de contestación y reivindicación para ser agentes coordinados de cambio social. Para todo ello el Córdoba Social Lab es una herramienta imprescindible, innovadora, al servicio de las organizaciones y empresas sociales cordobesas .

Jon Mancisidor es Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad del país Vasco y Diplomado en Comercio Exterior por la Universidad Politécnica de Madrid. Tras sus estudios participó en un proyecto de investigación sobre agricultura vasca que tenía como objetivo medir la rentabilidad de la unidad de producción llamada “caserío” utilizando herramientas econométricas. Posteriormente fue Controller en una empresa siderúrgica vasca durante tres años y en 1978 se incorporó a BBK, donde ha permanecido 35 años hasta su jubilación.

“He tenido la oportunidad de trabajar en varias áreas, sucursales, departamento internacional, Banca de PYME y banca corporativa y, en los últimos 22 años, he estado al frente del área de relaciones externas , publicidad, branding, patrocinios, medios de comunicación, comunicación interna, obras sociales y responsabilidad social corporativa. Esta posición me ha dado la posibilidad de aplicar mi conocimiento y experiencia profesional utilizando herramientas financieras y habilidades de gestión para resolver problemas sociales como desempleo juvenil, discapacidades, exclusión, inmigración, etc. Centrado en ese objetivo, lanzamos un pequeño banco especializado en otorgar créditos a quienes no tenían acceso a él y a las empresas y organizaciones que se ocupan de ellos”.  

Debido a esta actividad, fue miembro de la Federación Europea de Bancos Éticos y Alternativos (FEBEA), así como de varias fundaciones culturales y sociales, entre ellas el Museo Guggenheim Bilbao y el Museo de Bellas Artes, y otras dos fundaciones relacionadas con personas con enfermedades mentales.

Ahora, estoy jubilado y soy miembro de otras dos fundaciones diferentes, Baltistan Fundazioa ,que trabaja en un programa de desarrollo humano sostenible en Baltistan, Pakistán, y soy Presidente de la Fundación EDE que se ocupa de proveer servicios de consultoría al tercer sector social y las instituciones públicas en el País Vasco e interviene en diferentes proyectos de inclusión social.

Ánimo y suerte”.

 

Las entidades del Tercer Sector: gestoras del cambio social.

Esta semana en Córdoba Social Lab hemos concluido la formación en medición de impacto social impartida por los compañeros y compañeras de la Universidad Loyola Andalucía.

El equipo de expertos, integrado por miembros del grupo de economía social e innovación social de la citada universidad, ha organizado un taller formativo de 20 horas de duración para enseñar a las entidades de Córdoba Social Lab a utilizar la metodología SROI (Retorno Social sobre la Inversión), para lo que ha contado con el apoyo de Fundación Cajasur.

La metodología SROI es una herramienta que permite a nuestras organizaciones poner en valor mediante evidencias, hechos y datos, lo que estamos haciendo y mejorar la capacidad predictiva sobre el impacto que tiene determinado tipo de proyectos. Supone un ejercicio de reflexión acerca de cuál es el sentido de nuestra organización y de cómo está impactando positiva o negativamente lo que hacemos en la sociedad, en los empleados, en los usuarios, en las administraciones públicas, en otras organizaciones, etc. Todos estos grupos de interés es lo que también se conoce como stakeholders.

La evaluación de impactos mide cómo ha influido nuestra intervención en la vida de nuestros stakeholders, en qué parte ese cambio ha sido producido por nuestra intervención, o qué hubiera pasado si yo no hubiera intervenido. No se trata de medir solamente aquello tangible, sino los impactos intangibles: la mejora en la calidad de vida de las personas, la autoestima, la felicidad,etc.

Las organizaciones del Tercer Sector, como gestoras del cambio social, hemos de trabajar porque nuestras intervenciones sean cada vez más pertinentes, eficaces,eficientes, viables y de calidad, a lo que nos ayuda aplicar metodologías innovadoras como la SROI, procurando con ello acercarnos más al cambio que queremos generar.

Comienzo del curso para Córdoba Social Lab

El pasado 20 de Septiembre retomamos nuestros frecuentes encuentros en Córdoba Social Lab, al que acudieron la gran mayoría de entidades miembro de CSL, así como Ángel Cañadilla y Juan Miguel Luque de Fundación Cajasur.

Los miembros de CSL se reunieron, como es habitual, en el espacio CSL para asistir a una jornada de presentación y trabajo sobre el estudio “La Percepción sobre el Tercer Sector en Córdoba”, que ha sido realizado por la Universidad Loyola de Andalucía con la colaboración con Fundación Cajasur y Fundación Xul, así como diversas entidades del Tercer Sector cordobés. La primera parte de la mañana fue dedicada a la presentación de este estudio a cargo de de Mª Carmen López de Universidad Loyola Andalucía (imagen a la derecha) y, posteriormente, se realizó una actividad de co-creación dinamizada por Fundación Xul al objeto de asimilar los conocimientos y aprendizajes aportados por el estudio. Este estudio, que ha tenido como objetivo conocer la percepción que tienen sobre las entidades que trabajan en el sector de acción social tanto la ciudadanía de Córdoba como los beneficiarios del servicio, será próximamente maquetado y presentado públicamente. 

Además, al tratarse del primer encuentro del curso 2017/2018 para CSL se dedicó un espacio y tiempo para presentar las actividades previstas para el grupo durante el último trimestre del presente año. Durante los próximos meses, Córdoba Social Lab prevé continuar con la labor iniciada antes del verano en los grupos de Comunicación e Identidad y ONG-Empresa, y durante los días 18, 19, 25 y 16 de Octubre las entidades miembro podrán asistir a la Formación en Medición de Impacto, que será impartida por un equipo de expertos de la Universidad Loyola de Andalucía. 

 

Historias CSL. Miguel Reymundo Santos, Coordinador General de la Asociación Estrella Azahara.

Miguel Reymundo Santos es Educador Social y Psicopedagogo. Ejerció como educador y director en centros de protección de menores y actualmente y desde el año 2011 es el Coordinador General de la Asociación Estrella Azahara, entidad que trabaja desde la educación por la inclusión de menores, jóvenes y adultos en situación de vulnerabilidad social, principalmente en la barriada de Las Palmeras de Córdoba.

“El Córdoba Social Lab espero sea considerado un hito en la historia del tercer sector de Córdoba de aquí a algunos años”.

Quizás las expectativas que tenga puestas en él sean muy altas, pero creo que el trabajo en red, el trabajo compartido, el apoyo y la solidaridad entre Organizaciones no lucrativas (ONLs) es la mejor forma de avanzar y crecer en una sociedad que cada vez nos pone el trabajo más difícil a todos los niveles.

Desde el prisma personal y profesional, formar parte de CSL es sinónimo de enriquecimiento. Compartir experiencias y situaciones con otras personas que trabajan en entidades sociales que viven situaciones similares, conocer otras instituciones que quizás tengan menos que ver con la tuya pero de las cuales puedes recibir muchos aprendizajes, participar de formaciones específicas y directamente relacionadas con la innovación social, organizar y formar parte de jornadas, y un largo etcétera de posibilidades son las que brinda CSL a los participantes.

Las entidades miembro, se benefician de todo lo anterior, ya que ese enriquecimiento, ese crecimiento personal de los representantes de las entidades en el laboratorio, se traslada a la organización y su funcionamiento. Así mismo, formar parte de Córdoba Social Lab aporta visibilidad y la posibilidad de trabajar a niveles que, algunas entidades pos si solas, serían imposibles de alcanzar.

Las organizaciones no solo reciben, sino que como comentaba anteriormente, la mayor fuente de enriquecimiento dentro de CSL es el intercambio. Desde la organización a la que pertenezco, Estrella Azahara, que forma parte y se nutre de una institución como La Salle, pionera en implantación de metodologías relacionadas con la innovación educativa y con más de 300 años de historia, podemos aportar mucho al laboratorio desde la que es nuestra razón de ser: el trabajo social desde la educación de menores, jóvenes y adultos en riesgo de exclusión social. Muchos de esos métodos innovadores y relacionados con la educación, Estrella Azahara los adapta a la educación no formal. En La Salle, además, contamos con una Red de Obras Socioeducativas que se distribuyen por todo el territorio nacional trabajando de forma coordinada, algo que hace que no paremos de avanzar. Así mismo cabe añadir que nuestro trabajo se desarrolla por completo en el barrio de Las Palmeras, incluso nuestra sede se ubica en esa zona declarada con necesidades de transformación social, razón por la cual la relación con los agentes de la zona y el contacto directo viviendo el día a día con los vecinos, también es algo que poner en valor.

El año pasado se dieron grandes pasos en cuanto a madurez se refiere en CSL con el desarrollo del nuevo Plan Estratégico y la revisión del documento de organización y funcionamiento. Es por esto que este año va a ser seguro más productivo y, como era inquietud de muchas de las entidades miembro, empezaremos a trabajar en líneas de acción concretas en cuanto a la relación de ONLs y empresas, así como en comunicación y sensibilización para mejorar la visibilidad del tercer sector en Córdoba.

Nos queda mucho camino que recorrer en CSL, pero hemos empezado ya a caminar y a dar pasos firmes. Aunque siguen lejanos, cada vez estamos más cerca de los objetivos que nos planteamos como grupo, pero lo mejor es que ese caminar juntos nos enriquece cada día.